warning: Creating default object from empty value in /home/marti/public_html/elbloc/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 34.

Calaix de sastre

Gasolina estelada

Els efectes col·laterals del "procés" cada dia em sorprenen més: la primera benzinera independentista del país, a l'Ametlla del Vallès:

Un poema musicat

Avui diuen que és el dia de la poesia... Doncs m'hi sumo amb un "poema musicat" de Calle 13:

La bala

El martillo impacta la aguja
La explosión de la pólvora con fuerza empuja
Movimiento de rotación y traslación
Sale la bala arrojada fuera del cañón
con un objetivo directo
la bala pasea segura y firme durante su trayecto
Hiriendo de muerte al viento, más rápida que el tiempo
defendiendo cualquier argumento
No le importa si su desitno es violento
Va tranquila, la bala, no tiene sentimientos
Como un secreto que no quieres escuchar
la bala va diciéndolo todo sin hablar
Sin levantar sospecha, asegura su matanza
Por eso tiene llena de plomo su panza
para llegar a su presa no necesita ojos
Y más cuando el camino se lo traza un infrarojo
la bala nunca se da por vencida
Si no mata hoy, por lo menos deja una herida
Luego de su salida no habrá detenida
Obedece a su patrón una sola vez en su vida
Coro

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Se escucha un disparo, agarra confianza
El sonido la persigue, pero no la alcanza
La bala sacas sus colmillos de acero
Y sin pedir permiso, entra por el cuero
Muerde los tejidos con rabia y arranca,
El pecho a las arterias para causar hemorragia
Vuela la sangre batida de fresa
Salsa boloñesa, syrup de frambuesa
Una cascada de arte contemporaneo
Color rojo vivo, sale por el cráneo

Coro

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Serñia inaccesible el que alguien te mate
Si cada bala costara lo que cuesta un yate
Tendrías que ahorrar todo tu salario
Para ser un mercenarío, habría que ser millonario
Perto no es así, se mata por montones
Las blas son igual de baratas que los condones
Hay poca educación, hay muchos cartuchos
Cuando se lee poco, se dipara mucho
Hay quienes asesinan y no dan la cara
El rico da la orden yel pobre la dispara
No se necesitan balas para probar un punto
Es lógico, no se puede hablar con un difunto
El diálogo destruye cualquier situación macabra
Antes de usar balas, diparo con palabras
Pla! Pla! Pla! pla!

Coro

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Hay poco dinero, pero hay muchas balas
Hay poca comida, pero hay muchas balas
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!)

Memorials amagats

Hi passo dia sí, dia també. Però fins avui no m'hi he fixat i m'hi he acostat. És un monòlit, al costat de la Duana i davant les Drassanes, bastant discret:

Hi ha una inscripció, en anglès, i quaranta-nou noms picats als costats:

Són els soldats nord-americans que el 17 de gener de 1977 van perdre la vida al port quan tornaven de nit cap als vaixells USS Guam i USS Trenton, arran de la col·lisió de la seva barcassa amb un mercant basc.

M'he quedat sorprès: quaranta-nou "marines" morts fa trenta-cinc anys en aigües de Barcelona i avui en tinc la primera notícia? Els secrets de la ciutat...

Aquest any sí?

La setmana passada, com marca la tradició, vaig pujar a Perpinyà per veure el primer partit a casa de la temporada dels Catalans Dragons. I, quasi com marca la tradició cada vegada que hi pujo aquests últims anys, semblava que els Catalans perdrien. Però no va ser així, perquè després d'una francament dolenta primera meitat, a la segona es van posar les piles (de quina manera!) i van acabar capgirant el marcador i imposant-se per 28-20 als Tigres de Castleford.

El primer partit, a domicili, ja l'havien guanyat còmodament. I ahir, davant l'imponent St Helens, els Catalans van tornar a demostrar que aquesta temporada pot ser important: 32 a 34, i tres victòries en tres partits a la butxaca.

De pell de gallina la brutal remuntada dels Dracs a la segona part, amb cirereta inclosa en forma d'assaig increïble a l'últim minut i transformació impossible de Dureau sense angle. Buf!

Sant Llorenç Savall, 2.26

No, el títol de l'apunt no és un versicle de la Bíblia, no. És el temps que he fet a la mitja marató de muntanya de Sant Llorenç Savall.

Al costat, com sempre, del bo d'en J (la seva mitja ha estat infinitament més mítica que no la meva)..., i avui, sense tiretes als mugrons!

Més cartes

Sí, senyores i senyors, continuo recollint cartes i més cartes del carrer per a la meva baralla particular:

A bon ritme!

La Glorieta de la Sonia

No he estat mai gaire assidu ni usuari del Parc de la Ciutadella de Barcelona. Potser el fet de viure lluny de la zona hi ha ajudat, a aquest distanciament. Però això no vol dir que no l'hagi trepitjat alguna vegada, al llarg de la vida.

Un dels espais que més m'han cridat sempre l'atenció del parc és la Glorieta dels Músics, un lloc que des del 6 d'octubre de 1991 he rebatejat amb el nom de la Glorieta de la Sonia.

Aquest és el nom que he donat des d'aleshores a la glorieta cada vegada que l'he vista o que hi he pensat. I no sóc l'únic: segur que hi ha molts barcelonins més que van quedar marcats, com jo, pel brutal assassinat que hi va tenir lloc aquell 6 d'octubre de fa vint anys. La Sonia, per la seva doble condició de transsexual i d'indigent, va ser la víctima malaurada d'un grup de joveníssims neonazis que havien decidit sortir aquella nit a "tocar tambors" aprofitant la quasi impunitat de l'època.

Eren set adolescents d'entre setze i disset anys, en una època de permissivitat extrema amb el racisme i l'homofòbia, els qui van saltar la tanca del parc i es van acostar fins a la glorieta, a veure qui hi trobaven. Hi van trobar, dormint, la Sonia, el seu company Doris i un indigent, en Miguel. A puntades de bota reforçada amb acer els van despertar i s'hi van acarnissar. La Sonia hi va perdre la vida; a en Doris, el van deixar en coma, i en Miguel va quedar cec. Els set agressors se'n van anar satisfets de la seva ràtzia nocturna. Però no sabien que aquell crim, per fi, ni quedaria impune ni deixaria les coses tal com estaven.

El cruel assassinat de la Sonia (el diari La Vanguardia, l'endemà de descobrir-se el cos, parlava erròniament d'una transsexual negra..., perquè els blaus que tenia a la cara van confondre el periodista que va signar la notícia...) va marcar un abans i un després, perquè a molts de nosaltres, adolescents o joves adults en aquella època, ens va marcar. L'assassinat de la Sonia, s'ha dit avui en l'acte de record anual a la glorieta, va marcar un punt d'inflexió en el moviment GLBT, que va començar a fer pinya i a plantar cara a les agressions des d'aleshores. L'assassinat de la Sonia va activar els cossos de policia, que van començar a actuar amb més contundència contra l'activitat de grups neonazis i racistes. L'assassinat de la Sonia també va ajudar a visibilitzar més la gran discriminació de col·lectius com el transsexual.

L'assassinat de la Sonia, en definitiva, no va quedar impune. Pocs mesos després de l'agressió, un llavors joveníssim cos de Mossos d'Esquadra, requerit per un jutge horroritzat per la magnitud dels fets, va protagonitzar una de les primeres instruccions criminals amb èxit: es van detenir els set agressors i se'ls va condemnar, el 30 de juny de 1994, a una pena total de 310 anys.

Ho han explicat, avui a la glorieta, els principals protagonistes de fa vint anys: les entitats LGBT, l'advocada de l'acusació popular, les institucions nacionals i locals, el jutge que va instruir el cas (contundent i indignat contra els set botxins i "ous de serp" actuals com Plataforma per Catalunya) i el comissari de Mossos que va portar a terme la investigació.

Tots han coincidit que cal mantenir l'expedient de la Sonia obert per a evitar que la història es torni a repetir. I és que, vint anys després, "que no ens matin no vol dir que no hi hagi violència".

Actualització. Discurs del jutge que va portar el cas:

"Días pasados recibí una amable llamada de teléfono de Joan Carles Molinero invitándome a un acto de homenaje a Sonia. No lo dudé: no había olvidado que Sonia Rescalvo Zafra fue brutalmente asesinada, en la noche del 6 de octubre de 1991, por Isaac Pérez Frutos, Héctor Pérez Frutos, Pere Alsina, David Perlade, Andrés Pascual y Oliver Sánchez, en este parque de la Ciudadela, y dejaban en coma a su amigo Doris y ciego a Miguel.

Recuerdo que con el celo propio de un muy joven cuerpo policial, los Mossos d'Esquadra, se instruyó el procedimiento penal, se averiguó quiénes fueron los autores y fueron condenados, no sin antes sufrir el procedimiento judicial dilaciones, supongo que por la naturaleza de estos delitos cuya motivación viene presidida por el odio a las personas por causa de su identidad sexual, en parte por la continua banalización de los ataques menores a estas personas y en parte a una falta de sensibilidad ante los menosprecios de los principios universales de igualdad y no discriminación.

Sonia y sus amigos fueron la diana de aquellos autores de los delitos de odio, por lo que fueron juzgados y condenados. Fueron intencionadamente seleccionadas por motivo de intolerancia, por prejuicios y animadversión a su orientación sexual e indigencia. Se les infligió un inmenso daño físico y emocional, y se atemorizó a todo el colectivo, enviando a todos los miembos del grupo al que pertenecían las víctimas un potente mensaje de amenaza e intolerancia. La expresión violenta de esos prejuicios tomó forma de agresión, lesiones, asesinato.

Aunque en esta ocasión yo quisiera solamente detenerme en una pregunta: ¡por qué recordar a Sonia? Pues para arrancar de ustedes sentimientos de compasión con las víctimas y de indignación contra los verdugos. También para que recordando no se repita la historia, pues "quien olvida la historia está condenado a repetirla".

Recordar tiene un calado específico, es un memorial que tiene algo de sacramental. Pues la memoria está dotada de una fuerza capaz de operar retrospectivamente la salvación de la víctima. La memoria, a diferencia de las ciencias históricas o el derecho, puede abrir expedientes que éstas daban por cerrados. ¿Qué quiere decir? Pues que la memoria puede mantener vivos derechos o reivindicaciones que para el derecho han prescrito o están saldados. Para el derecho cabe el olvido, para la memoria las preguntas son más fuertes que las respuestas y las preguntas se mantienen aunque falten las respuestas.

Tenemos la obligación, por un lado, de dar vida a los muertos y hacerles justicia. Y con este acto, rememorando el mal y el recuerdo de los derechos de los vencidos, evitamos que nunca prescriban, pues de lo contrario nada impediría que el crimen se perpetuara.

Recordar sería entonces hacer presente la pregunta de la víctima no sólo para hacerla presente, para tener el expediente abierto, sino porque en ese recuerdo se juega la posibilidad misma de la respuesta. En efecto, el recuerdo del asesinato de Sonia es el recuerdo de sufrimientos pasados, de injusticias, de derechos pendientes.

El ámbito en el que la memoria despliega todas sus virtudes es en el de los males causados por el hombre. ¿Qué significa recordar los derechos de las víctimas que padecieron en el pasado injusticias y que murieron víctimas de ellas?, ¿qué significa reivindicar hoy los derechos no saldados?, ¿qué nos quieren decir los supervivientes de aquella noche de 1991 cuando recordamos sus sufrimientos, los suyos y de quien murió entonces?

Las injusticias causadas al hombre no sólo afectan a los correspondientes verdugos, sino al hombre actual; al ser cosas de hombres, nos afectan de lleno y es al hombre al que exigen respuesta, en este caso al asesinato de Sonia.

a) Padeció un sufrimiento material (es evidente) y moral: fue una injusticia.

b) Padeció pobreza de la que no se puede hablar sin relacionarla con un atentado contra la igualdad originaria y por eso es injusta. Es decir, sufrió el resultado de la acción humana.

Por tanto, antes de dar un paso tenemos responsabilidades contraídas.

La justicia en la tierra difícilmente se bastará para hacer justicia a los muertos; pero sólo se logrará en la tierra si cada generación presente conoce y asume sus responsabilidades.

Pero lo nuestro en esta ocasión es volver y revolver a la pregunta inicial: ¿qué interés tienen las víctimas en ser recordadas? Su interés consiste en romper la lógica letal de la historia, en interrumpir la marcha catastrófica de la historia, en evitar que la historia se repitiera.

Es poco si nos atenemos al destino individual de la víctima.

No es poco si nos atenemos al peso de responsabilidad que echa sobre las conciencias de las generaciones posteriores, sobre nuestra conciencia: desactivar todos los caminos políticos, filosóficos y científicos que llevaron a aquellos acontecimientos y por los que, sin embargo, no hemos cesado de transitar.

Actos como este de homenaje a Sonia nunca deben abandonarse. Sonia y las víctimas como ella nos exigen un permanente recuerdo."

Tolosa de Llenguadoc

Cap de setmana intens i intensiu a Tolosa de Llenguadoc, la ciutat rosa i del sol...

...i underground: grind, rugbi i occità!

Senyorets i senyoretes

A França ja demanen amb força que desaparegui el tractament de mademoiselle.

I a casa nostra, quan desapareixeran les "senyoretes"?

Núria

Cap de setmana de Núria i més Núria...